JSP Gruppe

Traducciones técnicas

Esto se refiere especialmente a manuales, instrucciones de montaje o de operación, licitaciones o textos de ofertas económicas o técnicas, así como páginas enteras de contenidos técnicos.

Dado que soy ingeniero diplomado de varias ramas y estuve empleado durante largos años en una gran empresa de ingeniería en España como ingeniero de proyectos y jefe del departamento de delineación, los textos técnicos son prácticamente “comida favorita”.

Debe considerar además que muchos términos técnicos – mal traducidos – pueden costar mucho dinero.

Pongamos un ejemplo:

Tuvimos un proyecto de un nuevo puerto en Polonia, donde la ingeniería se hizo conjuntamente en Suiza y en España. Un día los de Zurich querían saber la longitud de las plumas de las grúas. La secretaria suiza tradujo (según diccionario) y envió un télex preguntando: “Cuantos metros tiene la pluma de la grúa?” ( pluma = Kranausleger) – claro estaba que se preguntaba por la longitud de la  construcción entre el eje de la grua y el punto máximo de descarga.

Los ingenieros españoles leyeros el télex y respondieron que la pluma de las grúas debía tener como mínimo 25 metros. Esto se pasó a una secretaria en Madrid para traducir la respuesta. La secretaia – consultando el diccionario “Mink” encontró dos versiones del término “pluma”:   pluma = Ausleger   o   pluma = Feder.  El  término “Feder” le pareció mas técnico (normalmente “resorte” o “muelle”, pero en este caso el diccionario se refería a la pluma del pájaro o del instrumento de escritura).

Así los ingenieros siuzos leyeron en el télex, que la “Feder” debía tener 25 metros, pensando que se mencionaba un resorte.  Extrañado querían saber de que tipo de “Feder” se hablaba, dado que ellos no encontraban ningun resorte de tal dimensión en sus grúas. La secretaria suiza (otra) tradujo el texto, pero utilizando el término “muelle” (por el término “Feder” en vez de “pluma”), no sabiendo que “muelle” en Español puede ser también una construcciòn de obra civil en un puerto – y de un puerto se trataba….  De tal forma llegó un télex a Madrid, diciendo que los muelles debían tener 25 metros. Esto llevó a un conflicto con la obra civil – que justo entonces había terminado con la delineación, donde los muelles tendrían 120 metros (para amarrar dos barcos en línea).

Ya puede imaginarse las conversaciones y errores, hasta que al final resultó desenredar ese “nudo gordiano” .  Esto nos costó al final unos 1.200 dólares y un retraso de varios días – a pesar de que cada secretaria había traducido bién – pero en mal contexto o concepto.

———— Así por ejemplo los vagones de mina se llaman “perros” en Alemán o  en España se utilizan “gatos” para levantar un coche. Y mientras en España se dice: “Ahí está la madre del cordero”, el Alemán se refiere para la misma expresión figurativa a que “ahí está enterrado el perro”….

Esto puede suceder incluso en el concepto comercial: Una deuda (“Verbindlichkeit” en Alemán) se describe como “exigible”. Pero la palabra “exigir” se traduce “fordern”  y el sustantivo “Forderung” es para cobrar. Si no viene como tabla de balance, esto pude llevar a fuertes malentendidos: Una empresa con un montón de deudas parece un buen candidato de fusión….